¿Sabes qué alimentos o comidas no puedes comer si estás embarazada? A mí que me encanta comer y es un tema que me preocupa… ¡Y mucho!

Durante tu embarazo, la comida que ingieres es una fuente primordial de la nutrición de tu bebé, ya que el vínculo entre lo que consumes y la salud de tu pequeño es muy fuerte. Uno de los síntomas que podrían revelar que estás embarazada pueden ser los antojos fuertes o constantes. El más común de los antojos, es el interés intenso por comer dulces, comida cruda y muchos más alimentos que no suelen formar parte de una buena dieta.

Pero claro, ¿qué pasa cuándo un antojo constante es un alimento prohibido para las embarazadas? En este post te cuento diez alimentos que no puedes comer si estás embarazada y que yo echaré muchísimo de menos.

Sushi

Los platos de pescado y marisco crudos, como el sushi, están prohibidos durante el embarazo. ¿Qué hago si tengo mucho antojo de sushi? Una buena opción podría ser pedir rollitos de sushi que no contengan pescado crudo o realizar tú misma sushi casero pero sin utilizar pescado. Yo soy amante del sushi así que soy ya una experta cocinera de sushi en casa, así que en el caso de que quieras realizar tu propio sushi te recomiendo 100% que utilices el bol de Lekué para sushi con el que podrás hacer el arroz al microondas y te asegurarás de que no se pegará en la olla y te quedará en su punto. También tengo un kit para que los rollos queden perfectos y no te tires horas enrollando y cortando.

 

Y aquí te comparto algunas ideas de rollitos de sushi que puedes comer estando embarazada:

  • Rollitos de Tofu: Los rollitos de sushi están rellenos de tofu a la plancha, verduras y mayonesa son deliciosos y aptos para embarazadas ( y veganas)
  • Rollos de pollo teriyaki: Rollitos rellenos de pollo teriyaki, aguacate y pepino.
  • California Rolls: puedes elegir los rollitos de aguacate, pepino y nabo o los de pollo rebozado, queso y aguacate.
  • Maki Rolls: Puedes hacerlo de lo que te apetezca, los míticos que puedes comer son de pepino, tortilla francesa con un poco de azúcar, surimi, mango, aguacate, queso…

Huevo crudo o poco cocinado

Como ya sabéis este requisito para las embarazadas es muy estricto y no debemos incumplirlo. Si te apetece comer huevos te recomiendo que los cocines bastante y aunque no puedas apreciar la yema cruda (¡a mí me encanta!) podrás dar a tu cuerpo y a tu bebé las proteínas que te piden pero sin necesidad de poner en peligro la salud de tu bebé.

Quesos sin pasteurizar

El consumo de queso sin pasteurizar, podría afectar al desarrollo y evolución del embarazo y por ello, los especialistas prohíben este alimento durante el embarazo. Revisa siempre que todos los quesos que compres estén pasteurizados y si tu queso favorito no lo está, busca alternativas que si lo estén.

Es un alimento muy peligroso que muchas veces no tenemos en cuenta, así que ten especial cuidado cuando comas fuera de casa.

Carne cruda o poco hecha

El consumo de carne cruda o por hecha no se recomienda por la gran cantidad de bacterias que contiene por eso debes evitar consumirlos. Aunque no sea tan apetecible intenta cocinar bastante la carne, para que quede muy hecha y no haya rastro de sangre ni de carne poco cocinada.

Durante el embarazo no podrás comer carpaccio ni tártaro, pero el esfuerzo merecerá la pena. Así que te recomiendo que, si eres de las mías y te gusta la ternera poco hecha, intentes sustituirla por otros alimentos que si te comas habitualmente bien cocinados como el pollo, pavo, cerdo…

Cafeína: té, café, coca cola…

Este es uno de los mayores problemas de muchas futuras mamás debido a su adicción por la cafeína. La cafeína es un estimulante y como supondrás, acelerar el ritmo cardíaco o elevar la tensión, no es para nada recomendable para una mujer embarazada. Entonces, ¿cómo puedo combatir mi adicción por la cafeína? Con sustitutos:

  • Smoothies (batidos de frutas).
  • Infusión de jengibre con limón y miel.
  • Descafeinados (uno máximo al día)
  • Zumos naturales o licuados
  • Agua con gas y una rodaja de limón
  • Agua de pepino
  • Una cucharadita de colacao en la leche
  • Infusiones aptas para embarazadas (¡cuidado!)

Marisco y pescado crudo

Como hemos mencionado en el sushi, no debemos consumir ningún tipo de pescado crudo, para poder así, evitar el consumo de bacterias como la Listeria, que podrían resultar perjudiciales durante el desarrollo de tu bebé. Si no te apetece renunciar tu antojo de comer mariscos y pescado crudo, te recomiendo visitar establecimientos que cuenten con medidas de seguridad donde sus alimentos se congelen durante varios días y pasen por unos procesos de limpieza para eliminar posibles microorganismos.

Aún así, es recomendable que no comas pescado ni marisco crudo, pero si no lo puedes evitar, ultra congelarlo durante mínimo 72h puede ser una buena opción.

Pescado azul grande

Las especies grandes de pescado azul como, tiburón, atún o atún rojo, marrajo… tienen niveles altos de mercurio. Por esta razón, no te recomiendo que no lo consumas durante el embarazo. Puedes sustituir estos pescados por los siguientes que no contienen grandes dosis de mercurio:

  • Bacalao
  • Pescadilla
  • Bacalao
  • Salmón
  • Anchoas
  • Bacalao
  • Sardinas
  • Gallo

Jamón serrano u otros embutidos sin cocer

En el caso del jamón serrano o los embutidos sin cocer, seguimos hablando de bacterias. El consumo de este tipo de alimentos podría provocar malformaciones en el bebé o incluso un aborto espontáneo. Si te apetece mucho comerte un bocadillo de jamón serrano o fiambre, puedes probar otras alternativas (que están muy ricas) para evitar dañar la salud de tu bebé:

  • Bocadillo de tomate con queso mozzarella
  • Bocadillo de tomate y aguacate
  • Bocadillo de huevo (duro), lechuga y atún
  • Bocadillo de hummus de garbanzos, maíz o remolacha
  • Bocadillo de tortilla
  • Bocadillo de pechuga de pollo y lechuga

Otra opción es que congeles el jamón, aunque tampoco es algo que te recomiendan en exceso ya que nunca se sabe…

Brotes germinados crudos

Los brotes germinados crudos podrían estar contaminados con bacterias como la Salmonela. Este tipo de alimento necesita la humedad para poder crecer y muchas bacterias perjudiciales para la salud de tu bebé, aprovechan dicha condición, para crecer con ellos.

Si te apetece mucho comer este tipo de alimento, para evitar al máximo consumir bacterias que podrían ser perjudiciales para la salud, te recomiendo que te asegures de cambiarlos varias veces el agua y que mantengas una temperatura constante en la medida de lo posible (aproximadamente 35ºC) y claro está, lavarse las manos antes de manipularlos.

Fruta y verdura sin lavar

Al lavar las frutas y verduras, nos aseguramos de eliminar posibles restos de suciedad, bacterias, alérgenos y demás. Te recomiendo lavar la fruta y verdura correctamente tanto si estás embarazada como si no lo estás para poder así evitar consumir microorganismos patógenos.

Para lavar las frutas o verduras correctamente debes primero lavarlas en el grifo, usar cepillos específicos para las superficies de las frutas de cáscara dura o algunas verduras, sécalas con papel de cocina. Además, si vas a consumir fruta cruda con piel, puedes sumergirlas durante 5 minutos en agua potable con 1 cucharita de postre de lejía (4,5 ml) por cada 3 litros de agua (asegúrate que la lejía esté etiquetada como “apta para la desinfección de agua de bebida”). Después acláralas con abundante agua corriente.

En Mercadona han sacado hace poco un desinfectante de frutas y verduras bastante económico (2€ aproximadamente) y en Amazon también tienes algunas alternativas como la solución líquida de Amukina para desinfectar y lavar frutas y verduras.

Y obviamente: alcohol

El consumo de alcohol es muy peligroso para las mujeres embarazadas, ya que podría causar TEAF (trastorno del espectro alcohólico fetal), lo que causaría discapacidades en el bebé u otras afecciones. ¿Cómo sustituir el alcohol en tu vida? Preferiblemente bebiendo agua y más agua, pero también algún día puedes probar alguna alternativa sin alcohol ni cafeína: 

  • Ginger beer (cerveza de jengibre)
  • Tinto de verano 0%
  • Cerveza sin alcohol
  • Mojito sin alcohol
  • Cócteles sin alcohol (Shirley Temple, Roy Rogers, Little Pink Pearl, Peach Melba, etcétera)
  • Agua con gas y una rodaja de limón
  • Zumos y licuados de fruta natural
  • Aquarius

Recuerda, la salud de tu bebé depende de ti y por ello, estos nueve meses debes cuidarte para poder ofrecer los mejores alimentos y nutrientes a tu bebé y que se desarrolle sano y sin problemas. Así que ya sabes, evita al máximo posible todos estos alimentos y ten una dieta equilibrada para dar lo mejor a tu bebé.

¿Tienes una amiga embarazada y con muchos de estos antojos? En Quiero Ser Mamá Soltera hemos creado unos divertidos imanes para la nevera con algunos de los alimentos que las embarazadas no podemos comer y que deseamos con más ganas. Regálaselos para que cuente los días para poder volverlos a comer e irte con ella a disfrutarlos.

pack-imanes-antojos-de-embarazadas

¿Cuál es el alimento que más te cuesta no comer estando embarazada? Cuéntamelo en los comentarios.