¿Tomar el sol le puede afectarle de algún modo a mi tratamiento de fertilidad? ¿Es bueno ir a la playa en esta etapa? Te hablamos de tomar el sol durante el tratamiento de fertilidad.

Se acerca el verano y muchas de estas preguntas empiezan a rondar por la cabeza de la mayoría de mujeres que están intentando quedarse embarazadas. La preocupación por tomar el sol durante esta etapa puede venir a raíz de muchos mitos falsos.

Para resolver vuestras dudas y sobre todo para que podáis disfrutar del verano sin tener miedos innecesarios, hemos decidido hacer este post sobre pros y contras de tomar el sol durante el tratamiento de fertilidad.

Pros de tomar el sol durante el tratamiento de fertilidad

Te relaja y te proporciona un bienestar psíquico

El sol tiene el poder de relajar el cuerpo de las personas (de ahí el dicho de: “me cansa más ir a la playa que a trabajar”) y como sabrás, el hecho de que la mujer viva una vida relajada ayuda mucho a que se sienta mejor y más tranquila emocionalmente. La tranquilidad de una mujer es clave para el aumento de posibilidades para quedarse embarazada.

El aumento de la vitamina D puede ayudarte a quedarte embarazada

Según varias investigaciones como por ejemplo la del Centro de Medicina Reproductiva del Hospital Universitario Ghent, en Bélgica, la vitamina D que se crea a partir del sol ayuda al aumento de la calidad de los óvulos de una mujer aumentando así las oportunidades de quedarse embarazada. Además, tiene una función moduladora del sistema inmune lo que es esencial para evitar pérdidas de embarazo espontáneas en un futuro.

Contras de tomar el sol durante el tratamiento de fertilidad

Si ya te estás hormonando puede crearte manchas en la piel

Hay muchos casos en los que debido al tratamiento hormonal la piel de la mujer está mucho más sensible de lo usual por lo que los rayos del sol directos podrías causar la aparición de manchas en la piel. Para evitar estas manchas podemos utilizar cremas de un factor alto y que protejan la piel como la crema Nivea Sun antimanchas o el protector antimanchas de Bella Aurora.

Recuerda, ponte crema aproximadamente media hora antes de salir al exterior para que tu cuerpo lo absorba y si estás expuesta mucho tiempo al sol, ponte crema cada vez que estés mojada por qué salgas del agua, porque hayas sudado o simplemente porque te das cuenta de que ya ha pasado más de una hora sin volverte a poner crema solar.

Durante el tratamiento de fertilidad como hemos mencionado anteriormente la piel es mucho más sensible de lo normal por lo que hay riesgos de sufrir un melasma o un cloasma, se trata de manchas oscuras que aparecen a consecuencia de la exposición solar y del cambio hormonal.

Si vas a la playa y entras en el agua debes tener cuidado

Cuando vayas a la playa, antes de entrar al mar deberás ponerte crema protectora para evitar quemarte o dañar tu piel. Cuando lleves mucho rato dentro del agua, te recomendamos salir y volver a ponerte protector y entonces ya si lo deseas puedes volver a entrar al agua. Para estar en el mar podrías utilizar el Spray bifásico invisible factor 50 de Garnier que te protege y no se va con el agua.

En este punto queremos destacar que al salir del mar evites tener durante mucho tiempo tu zona íntima mojada/húmeda, ya que esto podría causar algún tipo de infección y obstaculizar el correcto desarrollo del tratamiento de fertilidad.

Queremos recordaros que todo en exceso es malo y más, exponerse a los rayos del sol durante un tiempo excesivo. Para que haya una mayor posibilidad de que te quedes embarazada, los especialistas recomiendan tomar el sol durante 20-30 minutos diarios. No olvides que deberás ponerte cremas solares de calidad y de un factor algo y, más a menudo de lo que solías hacerlo antes.

 Si quieres tener las cremas para proteger a tu bebé del sol preparadas para cuando nazca, te contamos más en el post de nuestro blog.