La espera, desespera. Y es bien cierto. Las esperas en la seguridad social se hacen eternas y especialmente las esperas en reproducción asistida. Y eso que acabo de empezar.

Seguro que te suena el título del libro “Qué se puede esperar cuando se está esperando”, típico libro que te compras o te regala cuando estás embarazada. (Yo aún no lo tengo) Aunque acabo de descubrir que existe otro libro de la misma autora de “qué hay que hacer antes de estar esperando”. Quizás debería comprármelo jajaja

Pero hoy vengo a hablar de…

Las esperas en reproducción asistida en la Seguridad Social

Si ya de por sí todo en la seguridad social son esperas, especialmente en algunas CCAA (Madrid va estupendamente en comparación con Mallorca), cuando estás en un proceso de reproducción asistida que todo te hace tanta ilusión, creo que es desesperante y que todas las esperas se hacen más largas.

Yo siempre he querido ser madre, ser madre joven concretamente. Lo tenía claro, y casi casi también tenía claro que iba a ser madre soltera.

En mi última relación, que empezó hace casi dos años, estaba un poco agobiada porque la pareja con la que estaba no tenía ninguna ilusión de tener un hijo, no estaba en sus planes. Y menos tan pronto. Y ese es un tema que siempre me ha agobiado cuando he tenido pareja, que yo tenía tan claro que quería ser madre que, que la otra persona no se lo plantease me daba mucha inseguridad. Y claro, además tenía que luchar con comentarios como “estás loca”, “eres muy joven”, “la gente a tu edad no piensa en eso”. ¿Pero por qué no podía pensar en mí y en cumplir mi sueño de ser madre joven?

Todo esto para contaros que las esperas no son lo mío,  y que siempre he tenido claro que no quería tener que esperar a ser madre por estar con alguien o por si apareciese alguien.

Pero claro, cuando empiezas un proceso de reproducción asistida… las esperas son el pan de cada día. Así que vamos allá con las esperas que llevo hasta el momento y que me esperan por venir.

La primera espera en reproducción asistida: cita con el médico de cabecera

Sí, la más obvia. En mi caso, la primera semana de enero fui a mi ginecóloga por lo privado (7/1/21), que casualmente trabaja en reproducción asistida en el hospital que me toca por la seguridad social. Allí me comentó un poco por encima el proceso, vimos que todo estaba bien y me dijo que el primer paso era la médico de cabecera.

Así que nada, pedí cita pero antes tuve que arreglar mi tarjeta sanitaria que aún estaba en Madrid. La cita me la dieron relativamente rápido pero fue por teléfono (13/1/21). Un poco desagradable, pero os conté toda la historia en la primera cita con mi médico en otro post.

Al acabar la llamada me dijo que tenía que pasar a por el volante para ginecología.

La primera llamada con Ginecología en la Seguridad Social

Sorprendentemente esa llamada llegó rápido (29/1/21), yo alucinaba porque antes de irme a Madrid tardaron tres años en darme cita para el oculista porque no veía, y me dieron cita antes en Madrid y al darme la cita aquí en Mallorca ya llevaba gafas.

Pero más sorpresa era tener una cita con ginecología por teléfono. ¿no? Mi prima me decía: “si te dicen de hacer una exploración por videollamada, niegate” Obviamente fue solo una llamada.

En esa llamada llegamos a la conclusión que mi doctora no había apuntado el motivo de la consulta con ginecología ni había informado que era para reproducción asistida. Así que la consulta fue en vano.

Me preguntaron si me había hecho alguna revisión y citología hacía poco y le conté que sí, pero que por lo privado. Así que me pidieron que si podría llevar el informe, nos ahorrabamos una prueba y tiempo. (bieeen)

Me dijeron que me darían cita para el mes siguiente (febrero).

La primera visita a Ginecología

Paso febrero. del 1 al 28, y quién diga que febrero es corto: miente. Y efectivamente ni me llamaron, ni me dieron cita, ni la tuve, obviamente. Así que la última semana de febrero ya me cansé y llamé al hospital en varias ocasiones para preguntar, pero pasaba del contestador a que no me atendiese nadie.

Llegó marzo y ya llevaba dos meses desde que decidí ser madre soltera por la seguridad social y sentía que aún no había avanzado nada de nada. Lo único que me consolaba era que estaba perdiendo peso.

Bueno, pues el miércoles 3 de marzo me puse en “modo periodista de investigación” (para algo estudié periodismo) y encontré el número de secretaría de ginecología de mi hospital. Y llamé. No me lo cogieron hasta la tercera vez, pero por fin alguien respondió al otro lado del teléfono y tras contarle mi caso y revisase que efectivamente estaba pendiente de cita, vió un hueco la semana siguiente, el 10/3/21, y me lo dió.

Así que estoy en este momento, esperando a que pase el fin de semana y llegue el miércoles. Eso sí, me pregunto: ¿si había hueco ese día porque no me habían llamado antes?

Así que deseando estoy de que llegue el día y me manden pruebas.

Pruebas para reproducción asistida en la Seguridad Social

Todo esto lo contaré en otro post o iré completando este post cuando tenga más información, pero creo que mínimo tocan: ecografía, valoración de la función ovárica, histerosalpingografía para ver la permeabilidad tubárica, análisis de sangre… y no sé si me dejo algo más.

Otras esperas en reproducción asistida por la Seguridad Social

Luego tendré que esperar a que me baje la regla, a la hormonación, la fecha de la inseminación, la espera de si todo ha ido bien, los tests de embarazo, el embarazo… y ya os iré contando.

 

¿Cuál es la espera más larga? ¿Cuánto tiempo habéis tardado en todo el proceso?